Tu nombre

En la época de los teléfonos móviles, nadie escribía ya mensajes en una botella para lanzarlos al mar; pero yo quería decirte algo. Estaba casi sola en la playa una tarde de julio, azul y blanco. Dibujaba espirales en la arena con los dedos para no escribir tu nombre; sonaba en mi cabeza casi de fondo, como un eco antiguo y familiar.

Una gaviota se posó frente a mí; ladeó la cabeza para observarme. Un cuervo recorría la línea invisible donde rompe el mar. Quise sentir el agua en los pies, el horizonte más cerca; fui hasta allí y terminé sumergiéndome. Quise hablar con las ballenas, y ellas conmigo. En alguna playa cercana, me susurraron cantando, tú dibujabas el borde de las olas con tus pasos para no repetir mi nombre.

Volar conmigo

Por las noches me sueño pájaro, extiendo las alas, sobrevuelo el mundo.


Soy un cuervo que atraviesa el tiempo. Una golondrina que abraza su esencia: ser de los comienzos, de la primavera.


Durante el día trenzo el camino con pies de plomo, con pies de árbol. Yo ya estaba aquí cien años antes de que me encontraras


pero añoro tus manos, la luz de los abrazos. 


¿Querrías tú volver?


Volar conmigo

Una hora más de luz (luz a favor)

Ayer escribí, aunque fuera una lista:

Luz

Silencio

Pájaros

Risa

Cuadernos

Libros

Cuerpo

Respiración

Lentitud

Consciencia

deseo

piel

los recuerdos duelen

incertidumbre; sombra, trampa

mujer esqueleto

los descensos

tener un farol para recorrer el inframundo

haber estado antes en él

dormir con la persiana subida

la luz de la luna

paciencia

caracoles

Tomar una semilla.

… … … … … … .. …

Esta es mi victoria de hoy

Falar co vento

Teño os pés na terra, o ollar

no horizonte limpo do Cantábrico

o corazón entre os meus soños e as túas mans

collo un puñado de terra, unhas gotas de auga

hoxe, 2 de febreiro,

en cada un deses dous espazos

planto unha semente

non sei cal delas

prenderá primeiro